Tips para decorar oficinas utilizando sofás

Cuando hablamos del sofá en general lo solemos asociar al salón. Es muy característica la escena de toda la familia en el viendo la tele o comentando algo. Sin embargo, uno de los mayores usos que se hacen de los sofás son las oficinas y los espacios de trabajo. En este artículo vamos a analizar las claves de cómo utilizar correctamente los sofás a la hora de amueblar y decorar tu oficina. Si los usas bien, en lugar de ser una invitación a la siesta y a la improductividad, pueden acabar siendo todo lo contrario. Tanto para tus trabajadores como para tus clientes y potenciales visitas, contar con sofás en una oficina es siempre un punto a favor de tu empresa.

 

Usar los sofás en tu oficina

Sala de espera: La sala de espera es un lugar muy importante en una empresa. No es que sea lo primero que vemos, desde luego, pero si es uno de los lugares en los que más tiempo pasamos antes de empezar a reunirnos y hablar sobre ese gran proyecto que tenemos en mente. Tener una sala de espera bien ordenada y amueblada, contribuye en gran medida a hacer que nuestra impresión sobre la compañía sea positiva. Coloca un sofá que transmita algo sobre la personalidad de tu empresa y que además sea cómodo: Decántate por los clásicos si eres un bufete de abogados y por los modernos si eres una start up tecnológica.

Despacho: El sofá en los despachos también puede tener su uso. En muchas ocasiones, cuando estamos en el despacho necesitamos pensar con claridad o simplemente relajarnos mientras hablamos por teléfono. Un sofá en un despacho profesional, cómo podría ser el despacho de un jefe de algún departamento, puede ser una buena opción para hacerlo más productivo. También, premiar a un trabajador con un sofá en su despacho es una forma de otorgarle estatus.

Zonas comunes: Muchos jefes tienen la tendencia a pensar que cuando los trabajadores no están delante de su ordenador no están haciendo nada. Sin embargo, colocar sofás estratégicamente en zonas comunes puede hacer que surjan cantidad de ideas y que los trabajadores puedan hablar entre ellos e intercambiar opiniones. ¡Ideal para el desarrollo del negocio! En todo caso, un sofá crea un buen ambiente en el que es más fácil hacer que los diferentes proyectos de la empresa avancen.

Recepción: Si tu empresa no tiene una sala de espera vas a necesitar un sofá en la zona de recepción. sí la zona de recepción es lo suficientemente grande, aunque tengas una sala de espera puede situar aquí un sofá. No sería tanto una cuestión de suso, como del ambiente que acaba creando que es mucho más favorable a la negociación y al diálogo.

Escoger tu sofá

Sin embargo, a la hora de escoger un sofá para una empresa u oficina no podemos seguir los mismos criterios que habríamos seguido para comprarlo para nuestra casa. En una oficina el sofá tiene que ser práctico y funcional sobre todo. No es necesario que tenga unos altos reposacabezas, pues no son para ver la tele sino para reunirse y hablar.

Otro aspecto importante a la hora de decorar tu oficina utilizando sofás es el color, la textura y tejido que tengan. Intenta, en la medida de lo posible, utilizar sofás que guarden una cierta simetría y relación entre ellos. Evita tener una empresa en la que unas salas estén decoradas en un estilo demasiado clásico y otras en uno demasiado moderno. A la hora de colocar los sofás, como a la hora de decorar en general, lo importante es la armonía.